Entrada destacada

El ciclo de vida de los estadios

Construir, remodelar, demoler y volver a empezar… Una monografía sobre el ciclo que recorren todos los estadios deportivos.  Índice 1. P...

Memorias del Metegol

Un tiro libre directo a algunos de nuestros recuerdos infantiles más apreciados.

A continuación reseñaré algunos modelos de metegol que resultarán familiares para quienes tengan + de 40 años. Sepan entender los más jóvenes que así se jugaba antes del PES, el FIFA y los mega-simuladores actuales.
 
La popularidad de los juegos de mesa basados en el fútbol acompañó el crecimiento del deporte mismo. A principios del siglo XX ya eran usuales los juegos de salón inspirados en el fútbol. Este es de 1904.

Un modelo casero fácil de construir era un simple tablero con la cancha dibujada. Un botón hacía las veces de pelota y era impulsado al presionarlo con un palito.

El álbum de figuritas Crack de 1968 traía todo lo necesario para armar este juego: las siluetas de los futbolistas (ahí están Marzolini y Pinino), la cancha, los arcos y hasta un botón con dos palitos.

En Europa se popularizó al extremo el Subbuteo, que se jugaba con un gran balón y en el que los jugadores se impulsaban con los dedos para mover la pelota.


El Subbuteo permitía desarrollar acciones elaboradas y ofrecía una innumerable cantidad de accesorios. No fue popular en la Argentina porque no se fabricó localmente.

El que sí se fabricó bajo licencia de la alemana Perma fue el BuscaGol, un modelo estupendo cuya simpleza y eficacia hicieron las delicias de todo niño futbolero.


Los jugadores se colocaban en unas ventosas que se flexionaban para pasar la pelota y tirar al arco. El arquero giraba sobre un eje igual que un limpiaparabrisas. Interminables horas de diversión.

Los ladrillitos Lego sacaron mucho tiempo después una cancha de fútbol para armar basada en un sistema similar al del BuscaGol pero, aunque lo recomiende Zidane, este no cuenta como un verdadero metegol.

La misma empresa que distribuía el BuscaGol lanzó posteriormente el GranGol, un genial juego de fútbol en el que los jugadores se movían con teclas (como si fuera un pianito).

Tenía 10 teclas, una para cada jugador. El arquero se deslizaba lateralmente sobre un eje. Las teclas rojas movían al centrojas (el 5) y al centroforward (el 9) al que se le podían tirar centros con los wines. Otro gran juguete.

La caja del GranGol tenia una foto impresionante del partido entre Inglaterra y Alemania en el Mundial de México de 1970. Argentina no clasificó a ese Mundial y los pequeños hinchas tuvimos que conformarnos con jugar al GranGol.

Pero todos esos eran modelos hogareños. Fuera de casa —en el club o en el bar— los metegoles eran otro mundo. Este modelo metálico fue muy popular pero, como era liviano, se corría de lugar con facilidad si los movimientos eran bruscos.

La placa del metegol Estadio sin duda inspiró el logotipo de la película de Campanella, aunque el modelo ilustrado en la película se parece más al de madera tradicional.

Así luce un verdadero metegol: de madera maciza, no menos de 5 toneladas de peso para que sea virtualmente imposible de mover y arcos de metal para que cada gol aturda con el inconfundible sonido del impacto.

El juego del metegol tiene sus propios usos y costumbres. Este cuestionario es sólo una escusa para despertar tus recuerdos e inducirte a que los compartas.
Estas son mis respuestas. Estoy seguro que, de acuerdo con sus memorias y experiencias, cada uno podrá aportar las suyas…

…muchachos somos tres, falta uno, quién más se prende…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si tenés fotografías que te gustaría subir a este blog, mandalas por Twitter a @ViejosEstadios