Entrada destacada

El ciclo de vida de los estadios

Construir, remodelar, demoler y volver a empezar… Una monografía sobre el ciclo que recorren todos los estadios deportivos.  Índice 1. P...

¿Por qué le decían El Gasómetro?

En 1916 San Lorenzo se radicó en el solar de Av. La Plata al 1700. En 1929 inauguró el mayor estadio de tablones jamás construido en el país.

La estructura metálica empleada era similar a la de los grandes depósitos de gas de la época, y la gente comenzó a llamarlo El Gasómetro.

Nunca hubo un verdadero gasómetro en las cercanías del gran estadio de San Lorenzo de Almagro.

Sin embargo, hubo otro estadio no lejos de Boedo que sí se construyó a la sombra de un enorme depósito de gas…

Era la cancha de madera de Huracán, en Alcorta y Luna. Ahí nomás estaba la súper usina Corrales, de la Compañía Primitiva de Gas.

Para fabricar gas se quemaba carbón de hulla que se importaba. Se lo usaba en principio para iluminar, y luego para cocinar y calefaccionar.

En 1949 se construyó el gasoducto desde Comodoro Rivadavia y dejó de importar carbón. La cabecera del ducto llegaba a los gasómetros de Alcorta.

Aquellos enormes gasómetros se desmontaron en los años ’80, pero no sin antes regalarnos desde su cima esta magnífica postal del Palacio Ducó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si tenés fotografías que te gustaría subir a este blog, mandalas por Twitter a @ViejosEstadios